El cuaderno de fresas

El blog de la gente sana. Por Raquel González

De niños, tablets y viajes

Deja un comentario

Cuando era niña y nos íbamos en coche de vacaciones, solíamos pasar gran parte del tiempo contando, daba igual lo que fuera. Lo más socorrido era empezar por los coches, primero blancos, que había muchos, también rojos, luego ya los escasos amarillos… Cuando el juego no daba más de sí, pasábamos a contar árboles, puentes… Si el viaje era muy largo, daba tiempo a cantar, a jugar al “veo veo” y cómo no, a imaginar figuras entre las nubes. Quizás los que hoy tenéis niños pequeños os sintáis identificados y empleéis algunos de estos recursos en vuestros viajes, pero casi seguro que recurrís también a la tablet. Aunque no me gusta que mi hija se pase las horas viendo dibujos animados o trasteando entre aplicaciones, reconozco que puede ser muy útil cuando hay que hacer frente al aburrimiento en carretera. Sin embargo, no siempre sabemos cuáles son, por ejemplo, la distancia y la postura óptimas si no queremos que la exposición afecte no solo a su desarrollo visual sino también vertebral y de la musculatura.Tablets

El número de niños que a edades cada vez más tempranas presenta miopía, tics e incluso fatiga visual es creciente. Hoy, no sólo los más empollones de la clase tienen miopía. Detrás de este incremento se encuentran la exposición prolongada e inadecuada a las múltiples pantallas que hoy forman parte de nuestras vidas. Pero la tecnología ha llegado para quedarse, así que lejos de rehuirla, debemos aprender a utilizarla adecuadamente para evitar las consecuencias que un mal uso puede tener en nuestra salud.

Ya no es infrecuente que llevemos tablets o equipos DVD instalados en el coche. Sin embargo, en niños muy pequeños, entre los 24 y los 48 meses de edad, por ejemplo, pueden aparecer problemas relacionados no sólo con la exposición a la pantalla sino con el esfuerzo visual que supone para el niño estar mirando hacia arriba durante mucho tiempo. Esta situación hace que algunos de ellos ya presenten fatiga visual.

Niños miopes

Otro de los problemas de pasar demasiado tiempo frente a las tablets u otros dispositivos de este tipo es que se hace un uso excesivo de la visión cercana durante el día, en general, con poca luz natural. Esto es precisamente lo que favorece la miopización de los niños. Hace años, los casos de miopía magna o alta (más de 6 dioptrías) solo se daban en niños con antecedentes familiares directos; hoy, no es inusual encontrar niños miopes con apenas 5 o 6 años. La mayoría de ellos empiezan a interactuar con las tabletas antes de haber cumplido el primer año de vida y a medida que van creciendo van aumentando el tiempo de exposición, generalmente, en espacios cerrados.
Además, explican los expertos, en el niño miope estos hábitos aceleran la progresión del defecto refractivo y pueden dar lugar a ambliopías (ojo vago), sequedad ocular e incluso, aunque esto no ha sido demostrado científicamente, se ha relacionado la radiación de las pantallas LED con daños en la retina.

Tabletas

La postura

En general, existe una tendencia a mirar la pantalla con la cabeza gacha y los hombros adelantados. Esto puede hacer que aparezcan desequilibrios musculares que provoquen dolorosas contracturas.
Los problemas de este tipo suelen aparecer sobre todo en la adolescencia, posiblemente porque hay un menor control parental sobre el tiempo de exposición y este tiende a prolongarse. Además, el esqueleto, en este momento, está en una fase de crecimiento acelerado.
Los dolores más frecuentes son los de la columna vertebral, sobre todo en las regiones cervical, dorsal y cintura escapular. Afortunadamente, en la mayoría de los casos, hablamos de contracturas musculares de carácter temporal, sin embargo, no debemos bajar la guardia porque en ocasiones pueden llegar a cronificarse, afectando en la vida adulta.

Consejos

Tanto en casa como de viaje, conviene tener presentes estos consejos cuando tus hijos utilicen tablets o smartphones:

  • No excederse en el uso. ¿Cuánto? Depende de la edad del niño, pero el sentido común te dirá si lleva demasiado tiempo frente a la pantalla.
  • Asegúrate de que hay una buena luz ambiente y, si es posible, luz natural.
  • La distancia a la pantalla no debe ser nunca inferior a la del antebrazo del niño.
  • La calidad de la imagen, la intensidad de la luz y el tamaño de la pantalla también influyen. Controla estos aspectos.
  • Lo ideal es que la tablet esté sobre una mesa, también si hablamos de un portátil, para que el niño pueda sentarse a una altura adecuada que le permita interactuar con la pantalla o el teclado sin encorvarse ni girar el cuerpo.
  • Si le dejamos nuestro smartphone, lo mejor es que repose los antebrazos sobre una superficie estable para evitar sobrecargar los hombros y el cuello.
Signos de alerta

Si observas que tu hijo se acerca demasiado a la pantalla, gira persistentemente la cabeza cuando está frente al dispositivo o guiña un ojo, se los frota muy a menudo o no los tiene rectos e incluso si baja su rendimiento escolar, quizás deberías consultar con el oftalmólogo.

Anuncios

Autor: Raquel González

Pequeñas, de un rojo intenso y deliciosamente dulces. Mi padre las cultivaba en su huerto y mi madre las servía bajo una fina lluvia de azúcar. Porque cuidarse es un placer, esas fresas recogen hoy la esencia de este blog que dedico a todos los que os gusta cuidaros o queréis empezar a hacerlo. Como periodista especializada en salud, quiero compartir con vosotros mis conocimientos en esta materia que es mi pasión y mi estilo de vida. Os invito a seguir, compartir y comentar mis post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s